Tipos de inflamación

Para poder entender cómo el CBD podría ayudar para los diferentes tipos de inflamación, es muy importante entender qué es la inflamación y sus síntomas.

La inflamación es una respuesta inmunitaria innata del organismo. Podemos diferenciar principalmente dos tipos de inflamación:

Inflamación aguda

Suele ser el resultado de una lesión traumática, como un esguince de tobillo o una distensión muscular, y se manifiesta con dolor, enrojecimiento, inmovilidad, hinchazón y sensación de calor. 

Esta forma de inflamación es una respuesta física con el objetivo de proteger la zona lesionada y desencadenar el proceso de curación. Células específicas se desplazan al lugar afectado y comienzan a eliminar los residuos y los tejidos dañados

A menudo se utilizan medicamentos antiinflamatorios para dificultar esta respuesta y hacer frente al dolor, pero el cuerpo necesita pasar por esta fase, por lo que el uso de estos medicamentos no naturales de manera continua se considera en ocasiones algo controvertido.

Inflamación crónica 

Se define como la que persiste durante largos periodos de tiempo y puede estar causada por patógenos, virus y una respuesta inmunitaria hiperactiva. Esta forma de inflamación puede abarcar periodos de meses a años, y puede producirse cuando el sistema inmunitario percibe los tejidos sanos como una amenaza y comienza a atacarlos. Esto se conoce como enfermedad autoinmune. Entre estas enfermedades se encuentran el asma, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y la sinusitis.

Para resumir las cosas, una inflamación, es la respuesta protectora natural de su cuerpo a las sustancias dañinas o extrañas. Los síntomas habituales de la inflamación son calor, hinchazón, dolor y enrojecimiento.

Aunque los síntomas de la inflamación son incómodos, también son una señal de que el sistema está haciendo su trabajo para protegerte, reclutando al sistema inmunitario para que proteja tus células de invasores dañinos e inicie la reparación de los tejidos.

Algo que debemos tener en cuenta es que el exceso de inflamación de manera continua durante mucho tiempo es un factor que contribuye a enfermedades crónicas como el cáncer y la artritis reumatoide.

CBD como antiinflamatorio natural

Según algunos estudios, al CBD se le atribuyen propiedades antiinflamatorias. 

Estos estudios dicen que el CBD actúa sobre el sistema endocannabinoide modulando los límites del dolor evitando la entrega de moléculas inflamatorias a las partes afectadas, y como consecuencia reduciendo la inflamación. 

Podemos encontrar cremas de cbd que podrían ayudar a aliviar la inflamación, u otros tipos de productos  de cosmética con cbd, que aplicándolas en la superficie de la piel de la zona afectada podrían ayudar a calmar el dolor.

Dependiendo de la forma en que se utilice el cannabidiol, podría ser beneficioso para combatir la inflamación dentro del cuerpo, por ejemplo el aceite de cbd en muchos países es usado para reducir inflamaciones intestinales o de otros órganos que debido a una afección tienden a generar dolor (para el consumo humano debemos tener en cuenta que existen ciertas restricciones dependiendo de la legislación del país en el que estemos).

Existen también inflamaciones causadas por ciertas bacterias dañinas, y una de las propiedades que se le atribuyen al CBD es su efecto antibacteriano, por lo que también en estos casos el cannabis podría ser un gran aliado para reducir la afección. Sin embargo, todavía no hay pruebas concretas de estas afirmaciones.

¿Qué enfermedades inflamatorias puede combatir el CBD?

Muchos usuarios usan el CBD buscando una ayuda para las siguientes enfermedades:

  • Enfermedades inflamatorias intestinales como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.
  • Enfermedades inflamatorias crónicas de la piel como la dermatitis, la psoriasis y el acné.
  • Enfermedades inflamatorias autoinmunes, como la artritis común, la reumatoide o la espondilitis anquilosante.


La posibilidad de que estas enfermedades puedan causar problemas mayores hace que deban ser tratadas por profesionales y el uso de medicación continua ayuda a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Aunque el CBD está demostrando en muchos estudios preclínicos que puede ayudar a aliviar el dolor y a mejorar la calidad de vida de las personas con este tipo de afecciones. Es importante entender que no debemos tomar la decisión de sustituir otros tratamientos prescritos por profesionales.

Cómo interactúa el CBD con el proceso inflamatorio 

La inflamación es un proceso complicado en el que intervienen muchas señales. El cuerpo utiliza unas moléculas que generan señales llamadas eicosanoides para iniciar la respuesta inflamatoria. 

Una de las formas en que el CBD podría ayudar a reducir la inflamación es inhibiendo una enzima eicosanoide llamada COX2. Los medicamentos AINE, como el Advil y la Aspirina, también tienen como objetivo la COX2 en su método de acción.

El CBD también parece afectar a una clase de moléculas importantes para el proceso de inflamación llamadas citoquinas. El CBD tiende a reducir los efectos de las citoquinas proinflamatorias, ayudando así a reducir estos procesos molestos y dolorosos.

Además, el CBD tiene una alta concentración de ácidos grasos omega, y se sabe que estos ácidos grasos lubrican las articulaciones, ayudando a reducir dolores causados por tendinitis como las que pueden sufrir muchos deportistas por sus intensas o continuas sesiones de entrenamiento.

Conclusión sobre el uso de CBD como antiinflamatorio

Aunque queda mucho camino por descubrir en torno a los posibles beneficios sobre la inflamación del CBD, se está demostrado que podría influir positivamente en la reducción del dolor y de la afección en sí. Ya sea a través de cremas con cannabidiol, flor de CBD o aceite de CBD, en general las personas con diferentes tipos de inflamación pueden seguro mejorar su calidad.

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nuevo comentario

Producto añadido a lista